vuelve

Detalle de la noticia

Imatge 4119738

El Govern pide al Ministerio del Interior que se recuperen las funciones de los policías tutores durante el estado de alarma para que puedan atender las necesidades del alumnado confinado

La consellera Isabel castro ha informado al ministro de la medida que permitirá que los policías locales en formación empiecen sus prácticas en los municipios antes de completar la formación obligatoria

La consellera de Administraciones Públicas y Modernización, Isabel Castro, ha trasladado hoy al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, la conveniencia de que los policías tutores, actualmente bajo las órdenes del Ministerio debido a la declaración del estado de alarma, recuperen sus funciones de asistencia a los centros escolares y puedan intervenir en caso de que los docentes detecten una situación de vulnerabilidad durante las sesiones que se llevan a cabo con el alumnado por medios telemáticos.

Este ha sido uno de los temas planteados por la consellera Isabel Castro y por el director general de Emergencias e Interior, Jaume Barceló, durante la celebración de la segunda reunión del Comité Estatal de Coordinación para el COVID-19 convocada por el Centro Nacional de Emergencias de la Dirección General de Protección Civil y de Emergencias (CENEM) con participación del Teniente General Jefe de la UME, el presidente de Cruz Roja Española, los delegados del Gobierno y consejeros de las Comunidades Autónomas con competencias en materia de Protección Civil.

El artículo 5 del decreto del estado de alarma establece que los agentes de las policías de las corporaciones locales, de igual manera que los integrantes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y de los Cuerpos de Policía de las Comunidades Autónomas, quedan bajo las órdenes directas del ministro del Interior, cuando sea necesario para la protección de personas, bienes y lugares, pudiendo imponerles servicios extraordinarios por su duración o por su naturaleza.

El programa de policía tutor, pionero en el estado e impulsado desde las Islas Baleares, supone que un miembro de la policía local, con formación específica y especializado en la resolución de conflictos privados y en el entorno escolar, actúe como colaborador próximo a los centros escolares facilitando la resolución de estos problemas, incluidas las conductas de riesgo relacionadas con menores. Se trata de un policía local dedicado especialmente a colaborar con el mundo educativo y con los profesionales del ámbito social, sin perder la condición de agente de la autoridad y todo lo que representa.

Entre sus funciones, y en relación directa con la actual situación de suspensión de clases, figura la tarea de vigilar y actuar ante las diferentes modalidades de absentismo escolar (en este caso, de no conexión) o de cualquier conducta o situación que se considere de riesgo para los menores de edad, en colaboración con los centros educativos.

Policías locales en prácticas

Por otro lado, la consellera de Administraciones Públicas y Modernización ha informado de la suspensión, mientras dure el estado de alarma, del requisito legal que establece que los policías locales en formación solo pueden hacer prácticas en sus municipios una vez hayan cursado al menos una quinta parte del curso de capacitación obligatorio.

Este requisito se establece en el apartado 1 del artículo 181 del Decreto 40/2019, de 24 de mayo, por el cual se aprueba el Reglamento marco de coordinación de las policías locales de las Islas Baleares. Su suspensión responde a una petición de algunas corporaciones municipales, dada la carga de trabajo que el estado de alarma supone para el conjunto de cuerpos de seguridad.

Una vez esta suspensión quede aprobada, el personal funcionario en prácticas que está realizando el Curso básico de capacitación para el acceso a la categoría de policía local para el año 2020 (41.ª promoción), puede llevar a cabo de forma inmediata una parte de la fase de prácticas en el municipio respectivo relacionadas con las funciones propias de la categoría y, por lo tanto, tiene que cumplir las diversas tareas de apoyo que se le encarguen de acuerdo con su condición.

Durante el periodo de prácticas mencionado, que tiene que computar a los efectos previstos en el artículo 179 del Decreto 40/2019, el personal funcionario en prácticas tiene que recibir las retribuciones según el que establece la Ley 4/2013, de 17 de julio, de coordinación de las policías locales de las Islas Baleares. Una vez concluido el periodo de prácticas en los municipios y levantado el estado de alarma, los agentes podrán retomar la fase de formación teórica del curso de capacitación.

Este curso de capacitación dio comienzo el pasado 9 de marzo en la Escuela Balear de Administración Pública (EBAP). En concreto, participan un total de 36 agentes, de los cuales 7 son mujeres (19%) y 30 son hombres (81%). La edad media del alumnado es de 32,4 años; mientras que la persona más joven tiene 21 años, la más mayor tiene 41. En cuanto a las islas y municipios de procedencia, los participantes provienen de 10 ayuntamientos de las Illes Balears, 7 de Mallorca (Soller 3, Campos 2, Binissalem 2), 18 de la isla de Ibiza (Vila 12, Sant Josep de sa Talaia 1, Santa Eulària des Riu 2 y Sant Antoni de Portamany 3), 2 de Formentera y 9 de Menorca (Maó 8, Ciutadella 1).

A pesar de que se trata del 41.º curso básico de policía local, esta es la primera edición que forma parte del sistema integrado de selección a las policías locales, según el nuevo modelo de acceso que introdujo la Ley 11/2017, de 20 de diciembre, de modificación de la Ley 4/2013, de 17 de julio, de coordinación de las policías locales de las Islas Baleares.